Principales delitos informáticos en España

Índice de contenidos

Delitos informáticos

España no se queda atrás en delitos informáticos cometidos año a año y no solamente lo decimos nosotros, que vivimos día a día el incremento de denuncias por estafas, amenazas, coacciones o falsedades documentales en el desempeño de nuestro trabajo como Peritos Informáticos. También lo muestran las estadísticas lanzadas por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), el Observatorio Español de Delitos Informáticos (OEDI) y el Ministerio de Interior y la Europol. La ciberdelincuencia es una de las mayores amenazas  sobre todo de las grandes empresas, pero ninguna queda excluida del “grupo de riesgo”, así como tampoco lo estamos el resto de los usuarios.

Los delitos informáticos más comunes en España

Estadísticas del Ministerio de Interior explican que en el primer semestre de 2023 la cibercriminalidad representó un 18,3 % del total de los crímenes cometidos en nuestro país, siendo 217.679 en total, con un incremento de 19,7 % sobre el mismo período de 2022. Las estafas informáticas son el principal delito en este medio (195.769 acciones) y vienen en franco crecimiento; por ejemplo, hace 10 años, en 2013, se contaban alrededor de 27 mil.

Tal es la práctica de la ciberdelincuencia en España que tiene su lugar en nuestro código penal. A continuación, enumeramos los tipos de delitos informáticos identificados en la Ley Española según el Observatorio Español de Delitos Informáticos:

Acceso e interceptación ilícita

Los hechos que se consideran delito, según el Código Penal, son entrar en sistemas ajenos sin previa autorización y mantenerse en él en contra de la voluntad del usuario que contaría con el derecho a excluirlo. Se trata de descubrimiento y revelación de secretos y de delitos relacionados con espionaje industrial.

Normalmente, se hackea el dispositivo en cuestión con la finalidad de vulnerar secretos guardados haciendo uso de medidas ilegales para el acceso.

Los medios más comunes empleados para cometer este delito son los sitios web de descargas directas y de streaming, redes de archivos compartidos, enlaces en blogs, redes sociales y correos electrónicos.

Interferencia en los datos y en sistema

Consiste en los ataques informáticos tal y como los conocemos, en los que los hackers dañan el sistema informático o interfieren en los datos del dispositivo simplemente con el objetivo de damnificar.

Te puede interesar  ¿Mi pareja me espía el WhatsApp?

Como en la anterior metodología, podemos dar con un delito por interferencia en los datos y en el sistema en páginas de descargas directas, páginas de enlaces, páginas de streaming, redes de archivos compartidos, blogs, redes sociales y correos electrónicos.

Falsificación informática

A través del delito de falsificación informática, los hackers actúan entrando en nuestros dispositivos para modificar y falsificar nuestros documentos.

Puede ser para destruir datos de interés para nosotros o impedir la ejecución de algún proyecto o actividad introduciendo virus en los dispositivos. También para falsificar documentos, como imágenes, correos, entre otros.

Fraude informático

Importante no confundirlo con el anterior punto, pues en el fraude informático se lleva a cabo una estafa a través de la manipulación de datos o de programas con el objetivo de lucrarse.

Las estafas más comunes son las bancarias, con tarjeta de crédito, débito o cheques de viaje, entre otras. Recordemos que llevados a cabo a través de correos electrónicos esto lo podemos denominar phishing.

Delitos sexuales

A menudo encontramos casos en los que, bajo engaño por suplantación de la identidad, la víctima cae en la trampa de enviar vídeos de contenido explícito que se vuelven en su contra una vez han caído en las manos del ciberdelincuente. Ejemplos como este son los que abarca el Código Penal.

También encontramos actos sexuales violentos, grooming, explotación sexual online, pornografía infantil, acoso sexual, corrupción de menores o incapacitados, abusos sexuales, exhibicionismo…

Contra la propiedad industrial e intelectual

El delito de propiedad industrial vendrá dado cuando un usuario o una empresa se encuentren en explotación de una marca o una patente sin consentimiento explícito de su propietario o titular.

Por su parte, el delito contra la propiedad intelectual consistirá en reproducir, distribuir, plagiar o divulgar públicamente una obra sin autorización expresa del propietario o del titular de este derecho de propiedad intelectual, con el fin de perjudicar.

Contra el honor

Este delito se lleva a cabo con la finalidad de desacreditar la reputación de una persona. El honor es un derecho fundamental y este delito está recogido en el Código Penal. Este tipo de abuso va acompañado, en muchas ocasiones, de un precio, recompensa o promesa para que no salga a la luz determinada información.

Te puede interesar  El peritaje de las redes sociales: qué saber

Amenazas y coacciones

La ciberdelincuencia no solamente abarca estafas y robos, también podemos encontrar amenazas y coacciones. En la actualidad las redes sociales son el medio por el que más se reciben este tipo de intimidaciones. El derecho a la libertad y a la tranquilidad personal se ven amedrentados con este tipo de delito, que lo que busca es ejercer presión sobre la víctima para causar temor o privarle de su tranquilidad.

También podemos encontrar que no solamente la víctima es la que sufre este tipo de delito, sino que en muchas ocasiones se extiende a familia o personas cercanas.

Delitos contra la salud pública

Se trata del uso de redes sociales y sitios web para la venta de estupefacientes.

¿Cómo protegerse de los delitos informáticos?

protegerse de delitos informaticos

Solo necesitarás un poco de conocimiento y algunos minutos de esfuerzo para protegerte de los delitos informáticos, así protegerás tu información y equipos electrónicos. No tienes que ser un experto en informática para lograrlo, tampoco necesitarás invertir mucho dinero, hay herramientas gratuitas.

Algunos consejos y estrategias para evitar ser víctima de ciberdelincuencia son:

  • Mantén tus dispositivos actualizados: debes tener los software de todos los dispositivos que se conectan a internet actualizados, esto incluye móviles, tablets y ordenadores. Al hacerlo, reduces el riesgo de infección por ransomware y malware. Podrías configurarlos para que lo hagan de forma automática o te notifiquen cuando tengas una actualización. Así no perderás tiempo.
  • Crea contraseñas largas y únicas: las contraseñas de al menos 12 caracteres, que incluyan letras, números, mayúsculas y símbolos, son ideales. Además, no deberían ser una palabra o frase reconocible. Otra recomendación es que tengas contraseñas únicas para distintas cuentas. Aunque puede ser complicado, la solución es usar un gestor de contraseñas.
  • Opta por la verificación en dos pasos: esto añade una capa más de seguridad, puede ser que aparte de la contraseña recibas un mensaje de verificación, escanees tu huella, apps, y así puedas ingresar a tu cuenta.
  • Piensa antes de hacer clic: antes de hacer clic en cualquier enlace online, primero debes ver bien si es auténtico o no. Los links en emails, tuits, textos, post, redes sociales y publicidades online pueden ser maliciosos y los hackers podrían obtener información tuya.
  • Reporta el phishing: puedes reportar ante las autoridades, ante los especialistas en tecnología de tu trabajo si fue un email laboral, en las plataformas de email o redes sociales también podrías reportar este tipo de problemas. En general, no abras emails de personas que no conoces.
  • Usa redes de wifi seguras: las redes de internet o puntos de conexión públicos son inseguros, es decir, si te conectas potencialmente, otros que están conectados a la red podrían acceder a tus dispositivos. Si necesitas la conexión, limita lo que haces, no ingreses a tus cuentas bancarias o email, por ejemplo.
  • Educa a tu familia: puede ser que tú estás tomando las medidas correctas de seguridad, pero tu familia y otros que usan tus redes no están teniendo cuidado. Los niños tienen que aprender sobre ciberseguridad también.
Te puede interesar  El phishing en las redes sociales

¿Dónde buscar ayuda legal y asesoramiento?

Si eres víctima de estos delitos, las leyes te protegen, entre ellas el Código Penal, la Ley Orgánica de Protección de Datos personales y garantía de los derechos digitales, Directiva (UE) 2016/1148 Del Parlamento Europeo y Del Consejo, entre otras.

Si has sido víctima de delitos informáticos, hay diversas opciones para afrontar esta situación. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ofrece un servicio gratuito y confidencial para ayudarte, con asesoría, además de técnica, psicosocial y legal.  Igualmente, puedes contactar a la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Nosotros, como peritos informáticos también podemos ayudarte en caso de ser víctima de delitos informáticos, tenemos distintos servicios disponibles.

Si alguno de estos delitos se da, necesitaremos expertos que nos asesoren y ayuden en el procedimiento judicial estudiando el contenido del delito informático y presentando las pruebas pertinentes, y este experto no será otro que un perito informático.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)
0 Comentarios
¿Necesita de los servicios de un perito informático?
Contáctenos sin compromiso

©[current-year] Agencia web  Wellaggio